domingo, mayo 21, 2006

Maravillas del cielo

Litografía de la portada de Le Ciel, edición 1877 de
Amédée Guillemint. El cometa de Donati sobre Notre
Dame, en París. Atardecer del 4 de Octubre de 1858.


Cuando hace casi dos meses escribía Cometario, en este mismo blog, lo hacia con la esperanza desde el fondo de mi corazón y de mi alma, de que el cometa 73 P/Schwassmmann-Wachmmann, a quien iba dedicado el artículo, iluso de mí, fuera visible a simple vista; dado que su magnitud creciente por entonces, iba en aumento y estaba a punto de convertirse en el cometa de la Primavera. Como en su día lo fueran el Arend-Roland en la de 1957 o el Halley en la de 1910. Pero no, me quedé con las ganas, pues aunque ya se había partido en varios trozos, fué partiendose mas y mas hasta quedar debilitado, y solo ser visible en el campo y con la ayuda de binoculares, y en la ciudad en noches muy claras con ayuda de elementos opticos también.
Que espectacular visión, si hubiera sido como el cometa que descubrió el 2 de Junio de 1858 el astrónomo italiano Giovanni Battista Donati, y que desde entonces lleva su nombre. Fué el tercer cometa del siglo XIX, pero más importante aún que su brillo, fué el hecho de que poseyera varias colas; las cuales cambiaban de forma de vez en cuando, siendole también apreciadas mutaciones en la coma.
Su observación por parte de los astrónomos de la época, puso de manifiesto que a medida que se calentaba se liberaban burbujas gaseosas. Nada sorprendente según las modernas hipótesis sobre la estructura de los cometas. Si la roca que forma los cometas contiente pezados de hielo, cuando este se calienta el vapor hace reventar la ferula rocosa que lo envuelve, en explosiones que pueden ser la causa de la cola y de la coma. Teniendo el mismo efecto que si fueran cohetes que empujan al cometa hacia delante , hacia atras y hacia los lados; siendo capaces de modificar su orbita aun cuando no haya planetas en las inmediaciones capaces de atraerlo. Siendo el motivo del adelanto o atraso del alcance del perihelio por parte del cometa.
Donati fué el primero en obtener el espectro de un cometa, en 1864; el primero que pudo analizar la longitud de onda de la luz que emitia, sabiendo por tanto la sustancia de que estaba hecho quimicamente.William Huggins, identificó alguna de estas sustancias, poniendo la primera piedra de la teoria sobre la estructura cometaria que desarrolló Whipple.
Ahora , al cabo de ciento cuarenta y ocho años, es una maravilla poder contemplar la litografía precedente del cometa, sobre la Pont de la Iglesía de Notre Dame de París, a la derecha de Arcturus y exhibiendo su triple cola que ocupaba medio cielo parisino. Que lejos estaba el Hubble y las CCD. Eran otros tiempos, otros hombres, otras tecnicas. . . Pero el cielo tenía, como ahora, sus maravillas.

1 Comments:

At 6:21 p. m., Blogger Roberto said...

Te felicito por esa litografia y la informacion. A los aficionados a esta ciencia magnifica nos encantan esas imagenes porque evocan mucho mas que lo que muestran. Tienen el romanticismo de lo inalcanzable y lo bello. Por eso, la astronomia es la mas espiritual y metafisica de las grandes ciencias, y para mi es la mas incomparablemente hermosa. El cometa Donati es una de esas cosas que cualquiera desearia ver aunque sea una vez en la vida. Un saludo desde Buenos Aires, Argentina.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home